miércoles, 17 de abril de 2019

Aljucén. Carreteras, ferrocarril y Plan Badajoz.

La zona de Aljucén, en su desembocadura en el Guadiana, siempre me ha fascinado. Parece mentira que en esa zona dominada por el agua haya tal conglomerado de infraestructuras lineales. No parece el sitio más adecuado para trazarlas.

Vista la foto aérea actual, podemos ver una gran maraña de infraestructuras lineales que han ido evolucionando, aparentemente, sin orden ni concierto.


Lo primero y más importante, es la aparente confusión que produce al que se acerca a esta zona por primera vez.

Por la parte sur, discurre la línea de ferrocarril Ciudad Real-Badajoz, construida en 1864. Sería la primera infraestructura lineal que iba a atravesar el río Aljucén, que la podemos ver en rojo.


Para ello, se construyó un puente de hierro forjado de 283 m para vía única, de estructura muy parecida a la del puente del Gévora.

En la siguiente foto vemos el antiguo puente poco antes de ser reemplazado en 1927 por el actual de hormigón que además iba a permitir ganar ancho y poder acoger dos vías paralelas.

(Foto: Fondo MZA. Museo ferrocarril Delicias. Madrid)
(Foto: F. Salgado. 28/12/1927. Museo ferrocarril Delicias. Madrid)
El trazado de esta vía no ha sufrido variaciones a lo largo del tiempo.

En 1884 se construye el ferrocarril Cáceres-puente de Aljucén y surge la necesidad de establecer una estación aledaña que permita gestionar esta confluencia-divergencia de vías.

La estación de ferrocarril se denominaría de Aljucén y nada tiene que ver con la localidad distante a varios kilómetros. De hecho está en el término municipal de Mérida. Su nombre se debe a que está al lado del río Aljucén, justo en su desembocadura en el río Guadiana.

La localidad de Esparragalejo quiso que la citada estación llevara su nombre, pero nunca se aceptó su petición. También se propuso dar el nombre de "Lavaderos" al existir un lavadero de lanas en sus proximidades. Sin embargo, la denominación de estación de Aljucén quedó establecido y ha durado hasta nuestros días.

En la siguiente foto podemos ver el trazado en azul turquesa de la línea Cáceres-Aljucén.


Es ciertamente sorprendente que, por un lado, la línea de ferrocarril desde Cáceres no entrara directamente en Mérida y, por otro, lo hiciera en esta zona tan complicada, inundada por el azud de Montijo.

Sería necesario repasar la historia de la construcción de los ferrocarriles en Extremadura y contar que fueron realizadas por concesiones privadas y que cada una de ellas iba mirando por sus intereses, no siempre acordes con los generales y que a la larga ha supuesto unos inconvenientes que no se han podido solucionar en todo este tiempo, pero eso desborda los objetivos de este blog.

También comentar, como veremos, que la zona de inundación originada por el azud de Montijo, dentro de las obras del Plan Badajoz, fue muy posterior a la construcción de la divergencia de las líneas y de la construcción, en consecuencia, de la estación de Aljucén.

Una vez concretadas las dos líneas de ferrocarril que por allí discurren y cuyo trazado no ha variado desde entonces, podemos apreciar una carretera que discurre por el norte.

La EX-209, antigua comarcal C-537, de Badajoz a Mérida por Montijo es la tercera gran infraestructura lineal que se puede observar en la zona.

En la siguiente foto podemos verla en verde claro.


El agudo observador podrá apreciar en la foto que existe un trazado antiguo que se ha perdido y que vamos a rescatar en este blog.


Lo primero que es preciso decir es que la EX-209, antigua C-537, es una carretera comarcal muy singular.

Como hemos visto en posts anteriores, las carreteras nacionales y comarcales se definieron en el Plan Peña de 1940 y esta carretera no aparecía en la relación de las reclasificadas.

Es, por tanto, una carretera comarcal que se definió después.

Surge en 1961, dentro de las actuaciones incluidas en el Plan Badajoz, de la unión de dos carreteras vecinales, la Montijo-Mérida ya entonces existente y la de nueva construcción entre Badajoz (N-523/EX-100) y Montijo.

Era una carretera anómala pues en Montijo no tenía continuidad sino que esta se lograba a través de otras carreteras.

El Plan Badajoz vino a mejorar la antigua carretera Montijo-Mérida cuyo trazado por la zona de Aljucén podemos verlo en el vuelo americano de 1945.


En la foto podemos apreciar el antiguo trazado de la carretera que si lo trasladáramos a una foto aérea actual sería el trazado en color amarillo.


Si consultamos el vuelo americano de 1956, en la zona podemos apreciar que ya está construida y mejorada la carretera Montijo-Mérida, con una variante para evitar la inundación que provocaría el previsto azud de Montijo dentro de las actuaciones del Plan Badajoz.


Gracias al archivo de fotos que hay en la página de la Diputación de Badajoz sobre las obras del Plan Badajoz podemos rescatar algunas muy interesantes sobre la historia de esta carretera.

Era una carretera vecinal y su estado antes de su acondicionamiento podemos apreciarlo en las siguientes fotos.


No era más que "un camino de tierra" con un muy deficiente estado de conservación.

Después del acondicionamiento incluido en el Plan Badajoz la carretera cambió bastante su aspecto. Pasó a ser una carretera con un tratamiento superficial sobre zahorra, encintada por bordillos.


Aunque no dejaba de ser una carretera al servicio de los sistemas de regadío del Plan Badajoz que la cruzaban cada cierta distancia.


Como hemos comentado, la carretera fue objeto de un acondicionamiento que se concretó en una gran variante en la zona de Aljucén y también en el tramo de llegada a Mérida pues cambió su final a la intersección de la N-630 donde empezaba la variante de los años cincuenta, más al norte.

En la planimetría de 1934 podemos ver el trazado original de la carretera entre Aljucén y Mérida.


En amarillo, el trazado original de la Montijo-Mérida y en verde el que se construye con el acondicionamiento del Plan Badajoz buscando la N-630.


Volvamos nuevamente a la zona de Aljucén y, en concreto, en la variante construida, debido a las inundaciones previstas por el azud de Montijo, fue necesario realizar terraplenes de acceso al nuevo puente sobre el río.


En la variante de Aljucen fue necesario realizar hasta cinco estructuras, como podemos apreciar en la foto del vuelo americano de 1956, prácticamente recién ejecutada la variante y estando el trazado antiguo todavía en servicio.


Dos de ellas para dar cruzar a distinto nivel con el ferrocarril y un camino existente y las otras tres para cruzar el río Aljucén, mediante un gran puente y dos desagües laterales o pontones para facilitar la permeabilidad antes los cambios de nivel del azud de Montijo.

El citado archivo de la Diputación de Badajoz nos ofrece magníficas imágenes de la construcción de dichas estructuras.

De la estructura del ferrocarril podemos apreciar tres fotos.


Era una estructura en bóveda realizada mediante arcos prefabricados que funcionaban como encofrado autosostenido, lo que permitía no interrumpir el tráfico por la vía, y que una vez hormigonado contribuían a la resistencia de la obra de fábrica en general.


Respecto a la construcción de las estructuras sobre el río Aljucén, las fotos que se conservan son las siguientes.

Una de uno de los pontones, no se aprecia cuál, en construcción.


El pontón del lado de Mérida ya acabado.


Y el resto son del mismo puente sobre el Aljucén en diferentes fases de ejecución.


Y otra, con el puente una vez acabada su construcción.


Y si el amable lector piensa que con esto ya hemos acabado la historia de las infraestructuras lineales en las zona de Aljucén, nada más falso.

Todavía nos queda que añadir la línea del AVE, o de lo que finalmente sea, en la variante de Mérida, cuyas obras parecen que tienen mal fario, pues a pesar de haberse adjudicado los dos tramos, finalmente fueron rescindidos y vueltos a licitar con el retraso que ello ha supuesto.

En la siguiente composición podemos ver todas las infraestructuras, incluida la del AVE en violeta.


Esta ha sido la historia de la zona de Aljucén, con carreteras, ferrocarriles y el Plan Badajoz.

Un historia ciertamente compleja e interesante.

5 comentarios:

Ivan Calamonte dijo...

Impresionante información, me encanta. Qué tendrá esta estación que engancha...

Anónimo dijo...

Muy interesante, estaría bien saber porque esa linea ffcc no entró en Mérida saltando el río Aljucen a la altura de Proserpina e ir hacia la ciudad. Estos trazados sí se hicieron próximos para las entradas en Cáceres y Badajoz con las curvas y construcciones necesarias. Debido a ese trazado en mi opinión, se ha cometido el mismo error con la LAV.

Emilio M. Arévalo Hernández dijo...

Muchas gracias por tu comentario, anónimo.
La verdad es que hace falta, o yo no lo conozco, un estudio en profundidad sobre cómo se hizo el despliegue del ferrocarril en Extremadura y la consecuencias, a menudo nefastas, sobre la historia posterior del mismo.
Pero eso se lo dejaremos a los ferroviarios.
Haría falta un blog llamado "Los ferrocarriles de Extremadura".
Un saludo
Emilio M. Arévalo Hernández

Fermín Sanz dijo...

Buenas noches Emilio.
Me alegra ver esta entrada de una de las zona que mas me gustan del Guadiana, el perfil del puente cuando las aguas del embalse de Montijo están a su máximo nivel, crea una estampa que fusiona la naturaleza con la infraestructura creada por el hombre de singular belleza (al menos para mi).
Un saludo.

Emilio M. Arévalo Hernández dijo...

Muchas gracias por tu comentario, Fermín.
Un saludo
Emilio M. Arévalo Hernández