viernes, 14 de noviembre de 2014

El olvidado puente del río Sotillo (EX-309)

El río Sotillo es un pequeño afluente del río Bembézar, siendo este a su vez afluente del Guadalquivir. Tiene una particularidad y es que forma frontera entre las comunidades autónomas de Extremadura y Andalucía.


La antigua carretera BA-161 (hoy EX-309) de la Junta de Extremadura unía, en la parte extremeña, la N-432, con la localidad de Guadalcanal, en la provincia de Sevilla, pasando por Valverde de Llerena. En el límite de comunidad de Extremadura se dispone un puente para salvar el citado río Sotillo.

El puente es pequeño y de trazado difícil con dos curvas de entrada buscando la perpendicularidad al cauce que asegure la menor longitud.

El caso es que mis colegas de conservación de carreteras han hecho una labor de recuperación de los antiguos pretiles de obra de fábrica del citado puente y me remitieron una serie de fotografías en las que se puede ver su trabajo. Y no pude más que aceptarlas y prometerles que haría una entrada en este blog sobre historias de carreteras. La promesa hoy la cumplo.

El puente en cuestión presentaba unos pretiles en muy mal estado. En estas fotos puede apreciarse el estado anterior de los pretiles.



Su labor ha sido la recuperación de estos pretiles mediante la aplicación de mortero para recuperar la forma inicial de los mismos.



Una vez dada la forma a los pretiles recuperados, se pintaron de amarillo, color con que se los pintaba antiguamente buscando una mayor visibilidad y se le dotó de balizamiento más acorde con estos tiempos modernos, pero respetando la integridad del pretil restaurado.

El resultado final se puede apreciar en esta fotografía.



Una magnífica labor de recuperación de patrimonio histórico de carreteras y por ello he querido hacer esta entrada.

Lo cierto es que una vez que vi las fotos empecé a hacer memoria e intentar explicar cómo este puente, incluido en la red de carreteras de la Junta de Extremadura, ha mantenido esa estrechez a lo largo de todo este tiempo y no ha sido ampliado y mejorado su trazado de acceso al mismo.

Si vemos una foto aérea actual de la zona del puente, esto es lo que podemos ver:


Se hace preciso que estudiemos la historia de este puente para poder explicar su situación actual.

La primera foto de la que dispongo es la del vuelo americano de la Serie A de los años 1945-46. En esta foto da la casualidad que podemos ver que el puente todavía no está construido aunque ya empiezan a verse los movimientos de tierra de la construcción de la carretera que antes no existía.


La siguiente foto es la del segundo vuelo americano, o de la Serie B, de 1956. En ella ya podemos apreciar el puente totalmente construido, así como la carretera BA-161, según su antigua denominación.


La carretera construida era en tierra o en macadam y tenía la misma calidad tanto en Extremadura como en Andalucía.

Otra foto aérea, esta de los años 1980-86, es la siguiente.


En ella podemos apreciar que el tramo extremeño ya tenía su trazado con firme bituminoso, posiblemente un doble tratamiento superficial sobre el macadam anterior, mientras que en Andalucía no se apreciaba dicha calidad.

Si el lector vuelve la vista atrás en el post y se fija en foto aérea actual, se puede apreciar que la carretera en el lado de Extremadura es exactamente la misma, tanto en su firme como en su anchura sin separación de carriles debido a su estrechez, mientras que en Andalucía ya se ha acondicionado con un firme de mezclas bituminosas en caliente y una anchura que permite disponer los dos carriles diferenciados.

En este tiempo se puede apreciar una mejora sustancial en el lado de Andalucía, mientras que en Extremadura la carretera no había mejorado.

Para explicarlo hay que remontarse en el tiempo.

El 29 de abril de 1999 hubo una reunión entre responsables políticos y técnicos de la Junta de Extremadura y la Junta de Andalucía para coordinar las actuaciones relativas a carreteras que tenían continuidad de trazado entre ambas comunidades. El objetivo era claro: por un lado priorizar actuaciones de manera coordinada en carreteras de mutuo interés y repartir las actuaciones sobre puentes en cauces que eran fronteras.

El caso de la carretera BA-161 (ahora EX-309) era claro para la Junta de Andalucía; no tenían ningún interés por ella y tenían prevista en un futuro más o menos cercano transferirla a la Diputación de Sevilla y, de hecho, hoy es la SE-9100 de su titularidad. Estimaban el coste de acondicionarla en 400 millones de las antiguas pesetas y no estaban dispuestos a realizar dicha inversión teniendo otras actuaciones más urgentes.

En Extremadura teníamos un proyecto de acondicionamiento de dicha carretera, dentro del Plan de Carreteras de Extremadura 1988-97, en todo su trazado entre la N-432 y el río Sotillo que exigía una inversión de 700 millones de pesetas.

Por supuesto, la Junta de Andalucía consideraba que el puente debería abordarlo la Junta de Extremadura, aunque este aspecto nunca llegó a acordarse.

El 2 de junio de 1999 se firma en Puertollano (Ciudad Real), por los respectivos consejeros, el protocolo en materia de carreteras entre la Junta de Extremadura, la Junta de Andalucía y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en el que esta carretera queda fuera del mismo.

En el año 2000 esta carretera no fue transferida a la Diputación de Badajoz, pues ya eran muchas las carreteras consideradas y ha quedado como una singularidad en la red de carreteras de la Junta de Extremadura.

Entre los años 2004 y 2005 se acondicionó la carretera EX-309 entre la N-432 y Valverde de Llerena, quedándose pendiente el tramo entre la localidad y el río Sotillo y, por añadidura, la ampliación del puente.

Y así fue cómo el puente del río Sotillo cayó en el olvido y actualmente podemos verlo tal y como se construyó en los años cuarenta, cuyos pretiles han sido rehabilitados por mis colegas de conservación.

Queda como cápsula del tiempo y ejemplo de los puentes antiguos, aunque los usuarios actuales del mismo no compartan tan idílico concepto. 

2 comentarios:

Puri Arias dijo...

Muy interesante

Emilio M. Arévalo Hernández dijo...

Muchas gracias por el comentario, Puri. Un saludo.