lunes, 18 de febrero de 2013

El Puente de los Suspiros

Hace tiempo que quiero escribir sobre un magnífico puente, un gran desconocido. El conocido como "Puente de los Suspiros", que nada tiene que ver con su homónimo, más famoso, de Venecia.


Se encuentra situado sobre el río Guadiana y une la actual A-5, cerca de Lobón, con la localidad de Montijo, según la EX-328. Por ello, también se le conoce como el "puente de Lobón".

Se terminó de construir en julio de 1935, después de 32 meses de construcción, y tuvo un coste de 1.474.285,60 pesetas de la época.



El ingeniero de caminos, canales y puertos que proyectó y dirigió su construcción fue D. César Villalba Granda, autor de otros puentes sobre el río Guadiana en la zona, como el existente en el norte de Villanueva de la Serena, hoy sustituido por un puente moderno que posiblemente nunca debió realizarse.

La inexistencia de puentes carreteros sobre el río Guadiana entre Mérida y Badajoz, que exigía largos rodeos para ir de una a otra orilla, determinó que la construcción fuera acogida con júbilo en la zona, por lo que fue bautizado, desde tiempos muy anteriores a su construcción, con el nombre de "Puente de los Suspiros".

El esquema viario en los años 30 era el siguiente:


Se trata de un gran puente, tanto por su longitud, como por sus soluciones constructivas, que hay que valorar teniendo en cuenta la época en que fue realizado.

En efecto, asombra por su gran longitud, 538 metros. Su autor indica que era uno de los mayores de España y, desde luego, el de mayor longitud de los construidos en su época.

Consta de dos partes claramente diferenciadas:

  • El puente sobre el cauce permanente formado por tres grandes arcos rebajados de 53 metros de longitud y un rebaje de 1/10. Esto reducía el número de pilas a cimentar.
Tres arcos rebajados sobre cauce permanente
  • El puente sobre el cauce de inundación, formado por 14 tramos rectos de 25 metros cada uno. Se optó por esta tipología, más barata, ya que la corriente es menor y menos frecuente su ocupación.
Estribo izquierdo en tramo recto
En la transición entre la zona de arcos y la recta se dispuso un estribo de gran masa que podemos ver en una foto de la época. Era frecuente hacer que posaran los trabajadores para poder apreciar las dimensiones de la obra es su justa escala.

Pila transición entre arco y tramo recto

Los arcos se construyeron mediante el lanzamiento de armaduras rígidas autoportantes que posteriormente se hormigonaban.

 

Los tramos rectos, sin embargo, se ejecutaron mediante cimbra.


Las pilas están formadas por cuatro montantes verticales de hormigón armado, con riostras intermedias y superiores. Unido a ellas, se encuentra un curioso tajamar, que contribuye a la resistencia a los empujes laterales en grandes riadas.


El tablero, de siete metros de ancho, tenía un afirmado de adoquín micorgranítico sobre lecho de mortero, pavimento adecuado al tráfico peculiar el puente, carros de llanta estrecha en su mayoría en la época de su construcción.

Actualmente el tablero presenta el siguiente aspecto:


El pretil originario de la época se conserva, pero sería necesaria una remodelación a las actuales exigencias de seguridad. Sin embargo, el firme se ha adaptado al tráfico actual.

Como he comentado al principio, por el puente discurre actualmente la carretera autonómica de categoría local EX-328, de une la localidad de Montijo con la Autovía del Suroeste (A-5), antes denominada "Autovía de Extremadura".

1 comentarios: