sábado, 6 de junio de 2015

Historia de los puentes de Medellín

Contrariamente a la mayoría de los posts que publico, este está determinado por la actualidad. La reciente publicación de unos vídeos sobre la historia de los puentes de Medellín me ha impulsado a escribirlo.

Medellín ha sido un punto importante de paso sobre el río Guadiana. Es por ello que tiene una rica historia de puentes, desde el romano hasta la actualidad.

Ya me he referido en post anteriores, entre otros, al puente romano y más recientemente al del río Ortiga según la actual carretera EX-206.


Tengo pendiente, y está en elaboración, contar la historia de cómo se gestó la construcción del nuevo puente. Tarde o temprano aparecerá ese post en el blog.

Sin embargo el objeto de este pequeño post es dar a conocer tres vídeos realizados por Antonio Nevado (A. Dovane en su canal de YouTube) sobre la historia de los puentes de Medellín.

El primer vídeo trata del puente romano, de un supuesto puente renacentista y el actual puente barroco. 


Una cuestión que está abierta es si realmente existió un puente renacentista entre el puente romano y el actual barroco de 1630.

Situación del puente romano de Medellín
En el vídeo se da como probable que sí existió un puente renacentista, cuya vida se prolongó desde 1575 hasta 1603 en que fue destruido por una gran riada. Sobre ello no hay unanimidad y todavía se está discutiendo sobre ello.

Mi opinión, que también expliqué en el en el post del puente romano, es que no parece lógico que en el siglo XVI se abordara la construcción de un nuevo puente sobre un río tan importante sobre el Guadiana, cuando a menos de 50 kilómetros estaba el de Mérida.

Para mí, la construcción de un puente nuevo supone un nuevo sitio en el río. Aprovechar un puente antiguo para volverlo a poner en servicio, no es estrictamente un nuevo puente. Porque gran porcentaje del puente Mérida no sea romano, no le quita el apelativo de romano ni que sea considerado un nuevo puente aunque difiera del original.

Antes del siglo XVII, los romanos fueron los únicos que tenían la tecnología para abordar ese puente y si lo hicieron en Medellín es porque había una calzada romana que lo necesitaba. La de Córdoba a Mérida que pasaba por el vado de Medellín.


Inicialmente sería de madera o de barcas, tal como se indica en el vídeo y posteriormente, cuando el tráfico lo demandó se hizo el puente de piedra. De hecho, Fernández Casado pensaba que no era coetáneo del de Mérida, pues ese dispendio, de construir simultáneamente dos puentes sobre el mismo río a tan poca distancia, no era propio de los romanos.

Cuando el Imperio Romano cayó, sus infraestructuras quedaron sin conservar, la técnica se olvidó y se fueron perdiendo en el tiempo. Parece razonable que el puente sufriera serios desperfectos a lo largo de la historia hasta el siglo XVI, que diera como consecuencia que en grandes periodos de tiempo el paso del río se hiciera por barcas como así está documentado.

También parece razonable que cada cierto tiempo se abordaran intentos de rehabilitación del antiguo puente romano, pero que debido a la falta de técnica, duraban muy poco tiempo en pie.

Me imagino dichas toscas reparaciones muy parecidas a las que se pueden ver en el puente de Alconétar, que en el siglo XIV quedó totalmente inutilizado. No hubo forma de ponerlo en servicio a pesar de cruzar un río tan importante como el Tajo. De hecho hasta finales del XIX con el puente del ferrocarril no se pudo cruzar el río sin barcas.

Arco reconstruido con la deficiente técnica del siglo XIV. Puente de Alconétar.
Parece razonable que todos los intentos de rehabilitación se hicieron sobre las partes que quedaban el puente romano. Cada intento llevaba a aparejado la necesidad de unos recursos muy escasos. En el ayuntamiento de Medellín se ha descubierto un libro de cuentas que se atribuye a la construcción del supuesto puente renacentista, pero que bien pudo ser de una rehabilitación de gran calado de los restos del puente romano. Pero la gran riada de 1603 llevó a la ruina total del puente, de manera que se hizo imposible seguir utilizando sus restos y cimentaciones, más que como cantera para el puente barroco posterior.

Es por eso que, sin posibilidad de aprovechamiento, se planteara seriamente la construcción de un nuevo puente, el actual barroco, de 1630.

Visto con los ojos de la época actual en la que se plantea la construcción sobre el río Guadiana de nuevos puentes al lado de los antiguos, aunque estos puedan dar buen servicio con pequeñas inversiones, pareciera razonable que se construyeran dos grandes puentes, el supuesto renacentista y el barroco, en menos de un siglo. Pero en el siglo XVI esto no parece muy probable.

No obstante, la falta de documentación, desgraciadamente, no permite aseverar ni uno ni otro punto de vista. Solo podemos argumentar.

El segundo vídeo trata sobre el puente del Cagánchez y el puente sobre el Ortiga, conocido como Matarratas. De los puentes originales, asentados junto a villas romanas, prácticamente no queda nada.

El primero estaba situado en la citada calzada de Córdoba a Mérida por Medellín.


El segundo estaba sobre el río Ortiga, ahora abandonado por su cauce.


Ambos son del siglo XVI aprovechando la gran rehabilitación del puente sobre el Guadiana de esa época, pues así aparecen documentados.


El capítulo tercero y final aborda la historia de los actuales puentes de la EX-206 sobre el río Guadiana y el río Ortiga.

El autor me solicitó información para la elaboración del vídeo, que gustoso remití y de la que ha hecho un uso provechoso.


Del puente nuevo sobre el Guadiana ya hablaré en el futuro, del del Ortiga ya lo hice en el post nº 100 de este blog.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada