martes, 2 de diciembre de 2014

El rincón de la memoria. Las casillas de peones.

En un post anterior hablé de las casillas de peones camineros que había a la vera de las carreteras.

Los peones camineros eran los encargados de conservar las carreteras. Cada uno tenía asignado un tramo, con una longitud aproximada de 1 legua, algo más de 5 km y medio.

En la siguiente fotografía, de una carretera en Jaca (Huesca), se pueden ver a varios peones camineros en faena.


Empezaron su labor en la segunda mitad del siglo XVIII. Como en aquella época no eran fáciles los viajes y la carretera exigía dedicación continua, se ideó un sistema mediante el cual el peón caminero vivía en el tramo que conservaba en una construcción habilitada al efecto: la casilla del peón caminero.  En cada casilla vivían dos peones camineros con sus familias.

Dicha casilla fue variando en el tiempo, pero siempre se cumplía el principio de economía de su construcción. En el siguiente plano se puede ver la disposición de una de ellas.


El sistema de casillas estuvo en vigor hasta mediados del siglo XX. En ese momento, los peones camineros empezaron a disponer de medios de locomoción, tales como pequeñas motocicletas, que les permitía atender su tramo sin tener que estar permanentemente en él. Los peones camineros se mudaron a las localidades cercanas a su tramo, que les facilitaba la vida y evitaban el aislamiento de la casilla.

A medida que los peones fueron mudándose a las poblaciones, las casillas quedaron deshabitadas y en la mayoría de los casos se fueron demoliendo.

Sin embargo, no todas tuvieron ese infausto final.

La mayoría de las que quedaron en pie, tuvieron destinos diferentes a los originales, tales como la de Villafranca de los Barros, en la N-630, como puesto de la Cruz Roja.


O ésta en Garrovillas de Alconétar como casa rural.


Sin embargo, todavía existen casillas que fueron abandonadas y permanecen en ruinas al lado de la carretera que sus inquilinos, hace mucho tiempo, conservaron.

Así, tenemos en la N-630, cerca de Los Santos de Maimona, esta casilla, ejemplo del plano más arriba presentado, que presenta una estado de ruina avanzado y tapiadas sus ventanas y puertas.


Sin embargo, también hay que decir que se han rehabilitado casillas en ruinas en fechas recientes, como ésta en el Parque Nacional de Monfragüe, cerca del puente del Cardenal.

(Foto: J. M. López)
Es curioso ver que la memoria de la gente es muy frágil y ya apenas quedan recuerdos de esas construcciones, algunas de ellas muy cerca de las grandes poblaciones extremeñas, como ésta que estaba en la N-521, a la entrada de Cáceres.

En la foto aérea del vuelo americano de 1956 podemos verla.


Situada en la actualidad, podemos ver dónde estaba, entre la Escuela de Empresariales y la Universidad Laboral, quedando sólo los restos de la vegetación que la rodeaba, con la que el peón buscaba dar sombra a su casilla. El punto rojo marca la situación y la línea azul clara el trazado antiguo de la N-521 antes de la duplicación de calzada existente actualmente.


Otro caso parecido lo tenemos, también en Cáceres, a la entrada de la EX-390, carretera de Torrejón el Rubio. En la foto del vuelo americano podemos ver la casilla.


En una foto actual podemos ver dónde estaba situada, un poco más allá de la entrada de la urbanización de "La Mejostilla". El punto azul marca el sitio del que, también, se puede destacar la vegetación que rodeaba a la casa. Al sur podemos ver las urbanizaciones vacías del desastre inmobiliario, estudiadas por el perfil de twitter @NacionRotonda


A principios de verano recibí una llamada de Charo López, que conduce el programa "El rincón de la memoria" de Canal Extremadura Radio, para hacer un programa sobre alguna edificación o infraestructura de carreteras que quedó en el olvido, como los puentes desaparecidos bajo las aguas de los embalses, de los que hemos hecho tres anteriormente: el antiguo puente del Tajo en la N-630el de Ceclavín y el de Alarza.

Le propuse el tema de las casillas de peones camineros y éste fue el programa que preparamos.

Dura ocho minutos y espero que os guste.

Si os interesan otros temas del programa, podéis escucharlos haciendo click en este enlace.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada