martes, 21 de agosto de 2012

La planificación de las carreteras

Con la vuelta de las vacaciones vuelvo a retomar este blog.

Existe un tema sobre el que siempre he querido escribir, pero no sabía como abordarlo, por las implicaciones que ello tenía. La planificación de las carreteras.

En primer lugar debería explicar qué es un plan de carreteras y después ir describiendo en el tiempo la planificación en materia de carreteras de la Junta de Extremadura.

Para ello nada más fácil que rebuscar en los apuntes de la carrera para conocer, de primera mano, qué es un plan de carreteras y contrastar con lo que se ha ido haciendo.


Sumergiéndome en el túnel del tiempo, más de veinte años atrás, encuentro la definición de Plan de Carreteras. Es el siguiente:

"Documento que consiste en establecer:

  1. Qué actuaciones se van a acometer en una red determinada.
  2. Qué plazo para la realización de las citadas actuaciones.
  3. Qué prioridad tienen dichas actuaciones.
  4. Cuáles son los recursos necesarios y su procedencia."

En primer lugar, los documentos que forman el plan deben estar adecuados a otras políticas sectoriales: económica, medioambiental y territorial, principalmente, ya que poco sentido tendría un Plan que exigiera unas inversiones que no resulte posible disponer, o que produzca unos impactos ambientales o territoriales inadmisibles.

En segundo lugar, ha de posibilitar también la coordinación con otras inversiones en el sistema de transportes contemplado en su conjunto, de manera que se optimice el uso del conjunto, evitando una competencia que provoque inversiones de escasa o nula rentabilidad.

En tercer lugar, la coordinación debe producirse entre las distintas administraciones responsables de las carreteras para que no planteen problemas funcionales o de seguridad para el usuario.

Un plan no es una simple declaración de intenciones acerca de las actuaciones que se piensan llevar a cabo. Debe ser un documento con garantía de cumplimiento de manera que sea una referencia veraz y estable, aunque esto no quiera decir que no pueda verse sometido a revisiones.

Luego deben establecerse con claridad los objetivos que se persiguen y para ello:

  • Se ha de realizar un diagnóstico de la situación actual y la prevista en su horizonte.
  • Establecer una prognósis de crecimiento de las variables básicas.
  • La inversión considerada debe ser coherente con un marco económico.

También es muy importante producir una información institucional y pública de los documentos de Avance del Plan, de manera que los intereses, a veces enfrentados, de los diversos colectivos, se planteen partiendo del mismo, antes de su aprobación como Plan.

Y por último, y no por ello menos importante, un plan debe tener previsto su seguimiento y control.

Todo lo que acabo de escribir es lo mínimo que debe exigirse a un plan de carreteras medianamente serio.

El primer plan de carreteras de la Junta de Extremadura es el conocido como Plan Regional de Carreteras de Extremadura 1988-97.


Posiblemente el único plan de carreteras que merezca llamarse como tal de los realizados por la Junta de Extremadura.

Y a este plan de carreteras le dedicaré varios posts.

0 comentarios:

Publicar un comentario