jueves, 26 de enero de 2012

Los estrechos puentes de Medellín

Para un originario del norte de Extremadura como yo, las circunstancias de la vida hicieron que la relación con la localidad de Medellín haya sido estrecha con los años. Esto ha tenido como efecto que el conocimiento de la historia de los puentes de la localidad haya sido de mi interés.

En el año 1984 cuando se producen las transferencias de las carreteras del Estado a la, entonces, Junta de Extremadura, los puentes sobre el río Guadiana y el Ortiga eran estrechos y peligrosos.

El puente sobre el río Guadiana era uno del siglo XVII, en uso secundario actualmente, con una anchura de calzada de 5,90 metros y una longitud de 449 metros, que impedía el cruce de camiones. Esto se agravaba con el hecho de ser un puente a dos aguas, con una parte central más elevada que los estribos, que impedía que los camiones que accedían a él en sentidos contrarios, no llegaban a verse hasta que habían recorrido la mitad del puente. El tener que dar marcha atrás uno de ellos no era un plato de buen gusto para el camionero afectado.

En el siguiente vídeo podemos ver el tráfico por el puente en el año 1984. Me gustaría destacar, como nota pintoresca, el alicatado de "Nitrato de Chile" en la casa de Medellín, a la salida del puente. Alicatado hoy desaparecido.


El otro puente, sobre el río Ortiga, a la salida de la localidad hacia Don Benito, para mí ha sido un desconocido hasta hace poco tiempo. Compañeros de la Consejería me informaron que era un puente de celosía metálica superior lateral de canto constante, muy parecido al existente sobre el río Gévora en el tramo abandonado de la antigua N-523, a la entrada de Badajoz.

También conocidos de Don Benito me comentaron cómo era el puente y el peligro que suponía. El ancho de calzada era de cinco metros y medio con una longitud de 116 metros y algunos me comentaban que cruzarse con un camión en el mismo era una situación de auténtico pánico.

Nunca lo había visto en fotografías hasta que años más tarde conseguí el siguiente vídeo en el que se puede apreciar el puente en cuestión.


ACTUALIZACIÓN: En abril de 2015 conseguí información y una foto del puente, por lo que realicé un post sobre el mismo y su historia, que puedes consultar en el siguiente enlace.


El Plan Regional de Carreteras de Extremadura ya detecta estos dos puentes como críticos y consideraba necesaria su mejora.

El primero en abordarse, al ser más económico, fue el puente sobre el río Ortiga. En el año 1988 se procedió a la sustitución del puente metálico por uno de tablero de vigas isostático. La inversión ascendió a unos 390.000 € (65 millones de las antiguas pesetas).

Nuevo puente del Ortiga
El nuevo puente no puede decirse que fuera ambicioso, pues el ancho de calzada construido era de 6,5 metros, con dos carriles de 3,25 metros por sentido y una acera a cada lado de 1 metro. Esto se demostró con el tiempo insuficiente.

La solución del puente sobre el río Guadiana no vino con el acondicionamiento realizado a la carretera C-520, entre N-V y Villanueva de la Serena, por Santa Amalia y Don Benito, que dotó a la nueva infraestructura de una plataforma de 10 metros, con dos carriles de 3,50 metros.

Este acondicionamiento se realizó en los años 1990/91, con una inversión de 6.830.000 € (unos 1.135 millones de las antiguas pesetas), no mejoró el puente sobre el Guadiana, que permaneció igual, y volvió a convertir en estrecho el puente del Ortiga. Los carriles adoptados eran más anchos que los de dicho puente, que no se modificó dado lo reciente de su mejora. Estrechamiento que continua hasta nuestros días.

Estrechamiento del puente del Ortiga
La razón por la que no se acometió la mejora del puente sobre el río Guadiana creo que fue fundamentalmente económica, pues al no poderse tocar el puente medieval, obligaba a la construcción de un nuevo puente, cuyo presupuesto excedía el objeto del acondicionamiento.

El problema todavía persistía, por lo que estando dicho puente medieval estrecho en un importante eje de comunicación que unía Don Benito-Villanueva de la Serena con Mérida-Badajoz, era claro que tarde o temprano había que acometer su mejora.

Para ello se redactó en el año 1998 el Estudio Informativo para una nueva variante a la localidad de Medellín que incluía un nuevo puente sobre el río Guadiana. Este estudio permitió definir el trazado de la variante tal como la conocemos hoy en día.

Posteriormente, en 1999, se redactó el proyecto de la variante y el nuevo puente. Entre los años 2000 y 2001 se construyó la variante y el nuevo puente con una inversión de unos 7.800.000 € (1.300 millones de las antiguas pesetas).

En primer término el nuevo puente con el medieval al fondo
El nuevo puente tiene una longitud de 550 metros, un ancho de plataforma de 11 metros, con dos carriles de 3,50 metros y arcenes de 2 metros a cada lado. El desarrollo del mismo es en curva en toda su longitud.

Con motivo de las obras, se aprovechó para mejorar el drenaje de la plataforma del puente medieval, se limpiaron los arcos y se le dotó de iluminación. También se colocó un reloj de sol del que ya he hablado en un post anterior.

Comentar que se evitó licitar el puente como proyecto y obra, sino que se redactó un proyecto viable y perfectamente valorado y después se licitó mediante concurso con variantes. Ninguna de las variantes ofertadas, dado su escaso nivel de precisión y valoración, resultó elegida. Se realizó finalmente el proyecto redactado con pocas variaciones.

Después de las actuaciones realizadas por la Junta de Extremadura se resolvió de manera eficiente el paso por el río Guadiana, pero el puente sobre el río Ortiga realizado antes del acondicionamiento de la carretera ha quedado algo estrecho. Creo que para mucho tiempo.

1 comentarios:

Juan Román Pavón dijo...

Aportación : El puente sobre el Ortigas en 1988 necesitó cimentación sobre encepado de pilotes...Doy Fe.

Publicar un comentario en la entrada