viernes, 2 de septiembre de 2011

Puentes atirantados en Extremadura

Extremadura es una tierra rica en puentes. El paso de dos grandes ríos como son el Tajo y el Guadiana ha dado como consecuencia una gran variedad de grandes puentes para salvar los mismos, así como sus afluentes.

Entre los puentes emblemáticos puede citarse como ejemplo sin par el puente de Alcántara, que además forma parte de una carretera de titularidad de la Junta, la EX-117, que discurre entre la N-521 y la EX-108 por la localidad de Alcántara.

Sin embargo este post tratará sobre los puentes extremeños de tipología atirantada. Son unos puentes modernos, en la vanguardia de la técnica constructiva.

A tal efecto, tenemos tres puentes atirantados, dos construidos por la Junta de Extremadura y uno por la Diputación Provincial de Cáceres. Curiosamente el Ministerio de Fomento no ha ejecutado ningún puente de estas características en Extremadura.

Puente Lusitania de Mérida

Estructuralmente es un puente continuo de siete vanos, tres de acceso a cada lado de aproximadamente 45 m de luz y un vano central en arco de 190 m. La tipología estructural de los vanos de acceso es de puente continuo de tramo recto. Unido a ellos con continuidad está el vano central que cuelga de un arco metálico en celosía que utiliza el propio tablero como tirante.

Puente Lusitania, Mérida.
El arco metálico está conformado por tres cordones principales tubulares de acero de alta resistencia de 90 cm de diámetro y espesores de 4 a 9 cm curvados para conseguir la forma parabólica. Estos cordones se unen por montantes y diagonales tubulares de acero de menor diámetro y espesor, constituyendo una celosía espacial.

Los arranques del arco se resuelven mediante macizos de hormigón de gran dimensión que sirven de transición entre la sección triangular del arco y la sección del anclaje en el tablero.

El cuelgue del tablero se consigue mediante parejas de péndolas de cable de acero revestidas por tubo de acero inoxidable que nacen del paseo peatonal y se anclan en el cordón inferior del arco.

Transversalmente la sección está formada por un cajón resistente de hormigón sobre el que se sitúa el paso peatonal. Las calzadas para vehículos se sitúan sobre unos voladizos laterales unidos al cajón. Estos voladizos tienen un apoyo articulado y un tirante de hormigón armada para su sujeción al cajón, proporcionándose a estos apoyos una precompresión por medio de cables pretensados pasantes.

Sección transversal puente Lusitania
Todo el conjunto del tablero descansa sobre pilas de hormigón armado cimentadas en el cauce del río. El puente no tiene juntas de dilatación intermedias, por lo que todos los apoyos sobre las pilas excepto uno son de tipo deslizante para absorber los movimientos del puente por efecto de la temperatura, retracción y fluencia.

Se construyó durante los años 1988 y 1991. Fue diseñado por Santiago Calatrava

Es un puente que se ha convertido en la imagen moderna de Mérida, pero que no está muy bien considerado por los puentistas renombrados. En el concurso de proyecto y obra por el que se licitó su construcción se incluía una cláusula que prohibía que el nuevo puente tuviera superestructura para no rivalizar con el puente romano. Parece ser que el jurado obvió dicha cláusula de tanto que le gustaba la solución elegida.

Desde mi punto de vista tiene un gran inconveniente. Y es que siendo un puente urbano no está pensado para los peatones, a los cuales obliga a cruzar dos veces la calzada al ir de una orilla a la otra del Guadiana, al ser el paseo peatonal por debajo del arco. Eso sí, los peatones se encuentran bien defendidos al estar a una altura superior respecto al del tráfico rodado.

Puente Real de Badajoz

Se trata de un puente atirantado de luces 136+88+32 metros que se prolonga con un viaducto de acceso formado por 6 vanos de 32 metros, totalizando una longitud de 452 metros. La altura del pilono sobre el que se anclan el único plano de 28 tirantes es de 81,20 metros. El tablero tiene una anchura de 23 m, con 2 calzadas de dos carriles de 3,25 m, mediana central de 1 m, dos carriles para bicicletas de 1,35 m y dos paseos peatonales de 2 m. Es un cajón de hormigón, monocelular en zona atirantada y bicelular en zona de acceso, con grandes voladizos mediante costillas mixtas de acero.

Puente Real, Badajoz.
El puente se construyó entre septiembre de 1992 y diciembre de 1994, con un plazo total de 27 meses.

En su concepción se desarrolló la idea de que éste tuviera un carácter simbólico para la ciudad, pasando a formar parte de la imagen de la misma, considerando el carácter emblemático que supone la introducción de un elemento fácilmente identificable como es el pilono.

Puente sobre el río Ibor

El puente está en la carretera CC-19.3, de Mesas de Ibor a la EX-118 (Bohonal de Ibor), de titularidad de la Diputación Provincial de Cáceres.

Perspectiva del puente atirantado
Detalle del tablero y del puente antiguo
Las razones que dieron lugar a la necesidad de la construcción de este puente atirantado en dicha carretera son desconocidas para mí.

5 comentarios:

marevalo dijo...

¡Qué bonitos! Pero tengo una pregunta... ¿Qué beneficios en seguridad y precio tienen estos puentes sobre otro más convencionales y aburridos? Me interesan cifras, por ejemplo en euros por coche de tráfico o euros por tonelada de resistencia.

Emilio M. Arévalo Hernández dijo...

El diseño de los puentes se atienen a múltiples factores, de los que uno de los más importantes es el económico. Uno no elige el puente porque sea bonito sino porque da solución a un problema, salvar un vano, ya sea un río, una garganta u otra vía de circulación. Las vigas prefabricadas solucionan vanos de hasta 40 metros. Las estructuras que pueden salvar los vanos más grandes son los puentes atirantados y, por último, los colgantes.
De los tres puentes, los dos de la Junta sólo se justifican como elemento estético y de valor añadido al paisaje urbano. De hecho se han convertido en iconos y no hay imágenes o carteles de las ciudades que no los incluyan. El puente de la Diputación no sé dónde se encuadraría. De hecho en un Centro de Interpretación de la Naturaleza en Talayuela lo tiene como ejemplo de impacto visual.

Luisa Arellano dijo...

El puente de la Diputación es un dislate auténtico. En ese mismo lugar hay un tercer puente, que es romano, conocido como Puente de las Veredas y más popularmente como "La Puente" que no se ve en las fotografías. El Puente atirantado y lo que dejaron a su alrededor, es sencillamente una aberración. Baste decir que en cuanto uno lo "avista" le invaden unas ganas enormes de colgar de las tirantas a los responsables.
Soy de la zona y por desgracia lo conozco perfectamente y lo sufro a menudo.

Juanma dijo...

Me gustaría introducir, desde este humilde punto de vista, un dato, seguramente ya conocido por el autor. El proyectista del Puente Real es Ramón Sánchez de León. Siempre se habla de Calatrava en las obras que son suyas; si una cosa hacen bien algunos estudios es publicitarse y darse márketing. De Ramón aprendí/imos muchísimo sobre puentes atirantados cuando estudié en la ETSI de Caminos de Ciudad Real. Tuvimos la oportunidad de tenerlo como profesor en una de las asignaturas de estructuras. Una persona que, además de saber muchísimo, supo transmitirnos con pasión los conocimientos que atesora. Sin duda le guardo un buen recuerdo.

Enhorabuena por la entrada. Sigo el blog desde hace tiempo y me parece que tiene unos contenidos muy interesantes, tanto para quienes estamos relacionados con la obra civil y las infraestructuras como, probablemente, para quienes no.

Giordano Malagon dijo...

Este puente fue hecho y la carretera como escape de la central nuclear de Almaraz y fue contruido por Gines y navarro; y yo fui el encargado de llevarlo acabó, giordano malagon López urda-Toledo.

Publicar un comentario